Tambien pueden
escucharnos via:

MINJUSDH y familiares brindan entierro digno a cuatro víctimas del periodo de violencia


Equipo de la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas (DGBPD) restituyó los restos en Vinchos y Santiago de Pischa, en Huamanga.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas (DGBPD), restituyó a sus familiares los cuerpos de cuatro víctimas del periodo de violencia 1980-2000, con la finalidad de brindarles un entierro digno, respetando sus creencias y costumbres, tanto culturales como religiosas.

En el centro poblado Qasanccay, distrito de Vinchos, los restos humanos de dos hermanos, Esteban y Félix Quispe Sicha, de la comunidad de Concahuaylla, regresaron a su hogar después de 35 años para recibir una despedida postergada por décadas. Según la investigación humanitaria desarrollada por el equipo de la DGBPD, ambos perecieron en sucesos ocurridos en 1984 y fueron enterrados en una fosa común.

El 21 de mayo se realizó la ceremonia de restitución, con la presencia de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Huamanga, y al día siguiente ambos fueron enterrados en el cementerio de Qasanccay. “Ya sé que mi padre está muerto. A pesar de que no lo conocí, ahora lo voy a enterrar como se debe, en compañía de todos los familiares”, mencionó el hijo de una de las víctimas, agradeciendo el trabajo de búsqueda con enfoque humanitario que realiza la DGBPD.

Asimismo, en el distrito de Santiago de Pischa fueron restituidos los restos humanos de dos miembros del Comité de Autodefensa, Cipriano Tello Quispe y Carlos Manuel Rojas Enciso, quienes murieron en un evento ocurrido el 23 de mayo de 1991. Después de exactamente 28 años, los restos de ambos fueron entregados a sus familiares en una ceremonia organizada por la DGBPD, con la presencia de la Tercera Fiscalía Corporativa de Huamanga.

Luego de la ceremonia, los restos fueron trasladados a sus respectivos hogares para ser velados de acuerdo a sus tradiciones. El viernes 22 de mayo, los dos fueron enterrados en el cementerio del centro poblado de Tetemina.

Es importante señalar que la DGBPD realizó la investigación humanitaria en estos casos, priorizando la participación de los familiares durante todo el proceso de búsqueda. Una vez identificados los sitios de entierro, se coordinó con el Equipo Forense Especializado (EFE) del Ministerio Público para la recuperación y análisis a fin de confirmar las identidades de las víctimas.

La DGBPD brindó acompañamiento psicosocial a los familiares para asegurar su salud emocional, en coordinación con otras instituciones involucradas en esta labor, las cuales conforman la Mesa Técnica de Acompañamiento Psicosocial de Vinchos. De igual forma, los familiares recibieron apoyo material y logístico para su traslado, adquisición de osarios, entre otras acciones necesarias para la restitución.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *