Tambien pueden
escucharnos via:

LOS PRIMEROS 100 DÍAS

Jans Cavero

jansps@yahoo.es

El Gobernador Regional de Ayacucho y el alcalde de la Municipalidad Provincial de Huamanga tienen 100 días para demostrarle a la región de Ayacucho que ostentan, junto a sus equipos técnicos, capacidad de gestión. En estos primeros 100 días hay temas prioritarios: Inicio de las clases escolares y los colegios emblemáticos, el hospital regional 3.1 y el del segundo nivel, el periodo de lluvias, cuyas consecuencias podrían afectar diversas infraestructuras y el agro, el futuro de PRIDER, promoción del turismo por la cercanía de dos festividades tradicionales como los carnavales y Semana Santa, lucha frontal contra la corrupción, seguridad ciudadana, etc.

Recientemente, diversos medios de comunicación local han informado sobre la designación de algunos funcionarios en los 2 niveles de gobierno, y al parecer Carlos Rúa y Yuri Gutiérrez, a pocas horas de haber juramentado, no han entendido el mensaje de la población: No más corruptos y personajes cuestionados en la función pública y gestión pública eficiente, eficaz e innovadora.

Somos partidarios de que nuestros representantes políticos tienen la facultad de designar a los profesionales de confianza que los van a acompañar; sin embargo, tal potestad no puede estar ni al margen de la razonabilidad, objetividad y tino, ni mucho menos de la legalidad. ¿Quiénes asesoran a estos señores?; ¿realmente tienen voluntad política para lograr la gobernabilidad?; ¿es complejo tener olfato político para tomar decisiones?; ¿están pagando favores contraídos?, ¿resulta difícil leer un currículo vitae y compatibilizarlo con el perfil de un cargo?

Para evitar corruptos y personajes cuestionados en un equipo técnico basta apelar a la memoria y a algunas fuentes básicas. Un corrupto sentenciado, así como una persona sentenciada por alimentos, narcotráfico, violación, violencia física contra una mujer, aparece en registros oficiales, siendo los antecedentes judiciales la fuente más fiable. Un servidor público sancionado administrativamente por una entidad pública o por la Contraloría, también aparece en registros oficiales. Ahora bien, los personajes cuestionados, a quienes les asiste la presunción de inocencia, son conocidos en la región y para corroborar los cuestionamientos que penden sobre ellos, no sólo hay que apelar a la memoria colectiva, sino también a diversas fuentes. Por lo tanto, el entorno y los asesores de gobierno son quienes tienen que verificar, opinar e informar.

¿Los personajes cuestionados tienen derecho a estar en las administraciones públicas? Por supuesto, pero para una sociedad que ha experimentado ingobernabilidad, crisis política, corrupción, incapacidad de gestión, retroceso o estancamiento en desarrollo humano y social, no sería moralmente correcto ni éticamente aceptable que nuevos gobiernos convoquen para cargos de confianza a estos personajes, aun cuando no tengan sanción. En todo caso, tienen expedito su derecho a postular a las convocatorias públicas y someterse a un auténtico concurso público.

Para lograr una gestión pública eficiente, eficaz e innovadora, se requieren directivos públicos. Un gobierno regional o un municipio, para ser modelo en gestión, no necesita un intelectual, académico, líder social, famoso, empresario, ciudadano con solvencia moral, o un funcionario no innovador con más de 7 o 10 años de experiencia en diferentes entidades. La región y la comuna huamanguina han tenido como gerentes a funcionarios con vasta experiencia en entidades públicas; asimismo, se ha visto desfilar por las gerencias regionales y municipales a emprendedores, académicos, ciudadanos con buenas intenciones; no obstante, nada ha cambiado. Los corruptos han festinado con el dinero público, la ciudad capital es un caos, los aparatos administrativos son ineficientes y caducos. En resumen, la data oficial del Estado reporta que Ayacucho está entre las regiones más corruptas y, junto con otras 3 regiones, integra el grupo de las regiones más pobres del Perú.

Me temo que tanto el gobernador como el alcalde de Huamanga estarían designando a personas con buenas intenciones, profesionales con experiencia en la función pública, pero que lamentablemente no tienen el perfil de un directivo público. En el caso regional he advertido la presencia de una persona cuestionada y algunos ciudadanos que han trabajado en el sector público, pero sin capacidad para transformar la gestión pública tradicional; en el nivel municipal, se habría designado gerente a un buen profesional, especialista en su campo, pero cuyo perfil, salvo prueba en contrario, se aleja notablemente de lo que es un directivo público, es decir un “director de orquesta”.

Lo grave, en el caso municipal, sería que el nuevo alcalde no habría cumplido con la legalidad, y ello pondría en tela de juicio su capacidad como conductor político de la comuna. En efecto, si los cargos de confianza están comprendidos en los documentos de gestión (ROF, MOP, MOF), exigiéndose el cumplimiento de determinados requisitos y/o especialidades, Yuri Gutiérrez no podría pasar por alto las exigencias previstas en tales documentos. Aedo y Oscorima, por citar 2 ejemplos, fueron denunciados y procesados por designación indebida de cargo.

En todo caso, Lincoln Onofre, quien sería el nuevo gerente municipal, tiene la carga de la prueba y demostrar que su hoja de vida cumple cabalmente con el MOF de la Municipalidad Provincial de Huamanga.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *