Tambien pueden
escucharnos via:

HORTALIZAS FRESCAS DE HAKU WIÑAY ALIMENTAN A ESCOLARES DE QALI WARMA

• Pequeños productores venden más de 2.1 toneladas de verduras agroecológicas
• Articulación para la inclusión económica de hogares rurales promueve Foncodes

Regados con las aguas del río Cachi, los huertos de las familias usuarias de Haku Wiñay en el distrito San José de Ticllas, ofrecen lo mejor de su producción. Desde este fértil valle, emprendedores del proyecto productivo de Foncodes abastecen de frescas verduras al programa Qali Warma para la alimentación de los escolares, en una intervención articulada del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social- Midis.

Estas tierras tienen la fortuna de nutrirse con agua de buena calidad, pero también de la sapiencia de un grupo de emprendedoras con capacidades y habilidades para sembrar, cultivar y cosechar hortalizas orgánicas, y con ello, alimentar mejor a sus hijos y a los alumnos de educación inicial y primaria de la zona norte de la provincia de Huamanga, usuarios del servicio de alimentación escolar Qali Warma, programa al cual han empezado a vender sus productos para contribuir a reducir la anemia.

“Nosotros sembramos brócoli, tomate, zanahoria, y muchas otras verduras. Los cosechamos y llevamos al centro de acopio para lavarlas, desinfectarlas, seleccionarlas y empacarlas, y después entregamos a los colegios para que los niños se alimenten”. Yola Arce Aedo, una madre joven, explica así el negocio que han establecido con Qali Warma.

“Llevamos a las escuelas de Chacco, Pacaycasa, Compañía, San Martín del Paraíso, Trigopampa, Pischa y otros pueblos, para los desayunos y almuerzos escolares. Con esto estamos aportando un ingreso más a nuestras familias. Esperamos vender más cantidad el siguiente año. Quiero que este negocio crezca, vender productos de buena calidad a los minimarkets, a los restaurantes”. Ella es una de las cuatro socias fundadoras de “Biohuertunchiq Salud y Vida”, un emprendimiento rural que nació con el impulso del proyecto Haku Wiñay que Foncodes implementa en distritos rurales.

Noemí Rico Arce, relata: “primero hacemos la limpieza y lavado, luego se desinfectan y seleccionan, se pesan según los pedidos y se empacan en jabas, después se colocan las etiquetas con sus fechas de producción y de vencimiento. Tenemos tres áreas en donde se procesan. Las estamos vendiendo a mejor precio porque son hortalizas frescas y sin contaminación”. Esta es la tarea que realizan dos y hasta tres veces por semana en la planta de tratamiento primario y centro de acopio de este negocio en San Martín del Paraíso, localidad de San José de Ticllas, en la provincia de Huamanga, a 35 minutos al norte de la ciudad de Ayacucho.

“Biohuertunchik Salud y Vida” se ha insertado en un proyecto piloto que articula el esfuerzo de los emprendedores de Haku Wiñay de Foncodes con el sistema de compras de Qali Warma. De este modo, estos pequeños emprendedores están vendiendo hortalizas frescas orgánicas con certificación sanitaria y debidamente empacadas al servicio de alimentación escolar en 21 instituciones educativas.

Con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que brinda asistencia técnica, el piloto compromete también al Senasa que certifica la inocuidad agroalimentaria; al Gobierno Regional, a la Universidad San Cristóbal de Huamanga y a la Municipalidad Distrital de San José de Ticllas.

“Nosotros estamos muy orgullosas por todo este aprendizaje, ahora ya no solo podemos vender a los mercados, tenemos otras miras, queremos mandar a los supermercados, a los hospitales, o tal vez, en algún momento, al cuartel del Ejército. Tenemos la idea de poner una tienda en Ayacucho para ahí vender nuestras productos sanos y orgánicos”, cuenta Noemí.

En el distrito de Pacaycasa, Nélida Lapa Yucra, responsable de la cocina de la Institución Educativa N° 38283 Mariscal Antonio José de Sucre, tras recibir las hortalizas, cuenta:

“Estamos aquí preparando ‘guiso de quinua con saltado oriental de verduras con pavita´. Estamos usando brócoli, zanahoria, apio y pimentones, estas hortalizas nos han traído hoy. Trabajo con mi compañera Sarita, y preparamos desayunos y almuerzos para 190 niños, todos los días”.

Mientras cocina, Nélida Lapa Yucra, revela que entre estos alumnos figura uno de sus hijos, quien estudia la primaria. El otro, mayor, cursa la secundaria en el mismo colegio.

Empieza a trabajar a las 5 de la mañana preparando la leche o la avena. “A las 7:30 empieza a servirse el desayuno en cada aula, a cargo de la mamá que le toca turno. A partir de las 8 comienzo a preparar el almuerzo: picar la cebolla, la zanahoria, las vainitas, depende del menú del día que lo fija Qali Warma. A las 9 de la mañana se prepara el arroz, los guisos y el aderezo, todo queda listo a la una de la tarde. Las madres vienen a recoger el alimento y se encargan de repartirlo”.

Mientras los niños meriendan, Nélida y Sarita hacen la limpieza general de la cocina. A las 3 de la tarde, todo está nuevamente limpio, hasta el día siguiente. “Las hortalizas están bastante buenas, y vemos que nos traen frescas. Mejoran la alimentación de los chicos, evitan la anemia, y ayudan al crecimiento de los jóvenes. Queremos que coman mejor, como debe ser, como ellos se merecen”.

El profesor Dionicio Limache Pitoy, subdirector de la escuela, le da razón. Los niños merecen una buena nutrición. “Los productos llega aquí frescos, bien embalados. Cuando son agroecológicos, nos queda a los papás y docentes promover su consumo”. Refirió que ha mejorado la incidencia de anemia. El año pasado hubo 3 casos y este año sólo uno, según el Puesto de Salud de Pacaycasa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *