Tambien pueden
escucharnos via:

EL PAICHE Y EL TIBURÓN

Raúl Vegas Morales
Antes de ganar las elecciones, Eliane Karp con Joseph Maiman formaron la “Fundación para la Democracia del Perú y América Latina Corp.” inscribiéndola en los registros públicos de Florida, Estados Unidos. Su objetivo declarado era “recibir y mantener propiedades”, “solicitar fondos y donaciones”, “prestarse dinero” y “asegurarse préstamos por hipotecas, promesa o contratos de fideicomiso” según información de la revista Caretas.

Toledo había participado como protagonista en la marcha de los cuatro suyos desarrollada durante la ilegal segunda reelección de Fujimori. Fue cuando el pueblo organizado hizo temblar a la dictadura, los políticos se unieron en protesta y Toledo se puso la vincha arengando democracia, moral, libertad, honestidad y otros valores perdidos durante el decenio fujimorista que intentaba perpetuarse en el poder.

Político relativamente nuevo había formado su partido con firmas fraguadas, aunque entonces aún no se sabía. Ganó el consenso mayoritario y era favorito en las elecciones frente a un Alan García que había regresado de París para tentar nuevamente la elección luego del desastre de su primer gobierno.

Ganó Toledo y se hizo de la presidencia del Perú, país que había visto con estupor el desfile de millones en efectivo para mantener el poder. Entonces todos pensamos que la moral había tocado fondo, que ya nada podía ser peor que esa caterva disfrazada de gobierno que impartía órdenes desde el Servicio de Inteligencia Nacional y que se repartió el país durante diez años.

Pensamos. Pero la miseria moral de los aventureros de la política aún tenía mucho que mostrar. No habíamos tocado fondo, estábamos en el mismo nivel nomás, flotando en la misma charca de la repartija, sólo se habían suprimido las filmaciones, aunque no los escándalos. Montesinos había sido cambiado por alguien más cercano al presidente, Eliane Karp y su agresividad verbal amparada en su extracción judía con la que adquirió licencia de víctima.

La asociación de la pareja Toledo Karp y Joesph Maiman fue una asociación claramente pensada para delinquir. Maiman, multimillonario, era el cajero ideal para receptar millones y disimular su origen. Ahora quebrado y protegido por la estrella de David está lejos del juicio que tendrán que afrontar los aventureros.

Sin embargo, eso no es todo. Toledo es sólo un paiche cuyo carácter contradictorio e inestable destruyó su partido político y por tanto no tiene quién lo defienda, faltan otros peces gordos en este río revuelto que se aproxima al mar donde naufraga el tiburón, el más grande, el que ha hecho de España su morada y por cuyas culpas hay otros dispuestos a inmolarse.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *