Tambien pueden
escucharnos via:

FIDEL CASTRO: DESPIERTA ODIOS Y PASIONES

Mario C. Zenitagoya Bustamante

Dicen que para opinar en política, hay que leer y pensar con la cabeza y no con el hígado. Al fallecer una figura singular, causa impacto y es lo que ha sucedido  con la muerte del líder cubano Fidel Castro Ruz.

No necesariamente uno tiene que ser “comunista” para tomar en cuenta  el nombre del líder de la revolución cubana y hasta donde ha sido su influencia de sus ideas políticas.

La discusión sobre el comunismo  ha sido permanente (y lo seguirá siendo). Hay quienes consideran que la sociedad sin clases es imposible (siempre algún grupo ostentará poder; en el caso del comunismo, serían los burócratas). Por otra parte, muchos creen que el capitalismo y su afán de ganancia es el único sistema que promueve el desarrollo económico (…).

Personajes de  hoy en día se pronuncian sobre la muerte del ex presidente cubano. Entre ellos, del recalcitrante derechista y racista Donald Trump que califica de “que un brutal dictador. Oprimió a su pueblo y que deja legado de robo y pobreza”;  quien ha llegado a la Casa Blanca, olvida que durante la dictadura de Fulgencio Batista el pueblo cubano sufría hambre, miseria,  corrupción y analfabetismo al 100%. Dicha isla era la “prostituta” de los magnates norteamericanos que invirtieron en  hacer realidad  grandes salones de juego y prostíbulos avalando al dictador. Olvidan los liberales y “demócratas” de estos tiempos que en Cuba se violaron vilmente los derechos humanos y quienes huyeron de dicho lugar(los gusanos), luego de la victoria de la revolución cubana para afincarse en Miami,  con apoyo de gobiernos norteamericanos intentaron retomar sus privilegios que lo ostentaban  antes de la llegada de Fidel Castro.

Nuestro país, en el gobierno de Manuel Prado rompió relaciones diplomáticas con el “país comunista” a pesar de ello, figuras como Haya de la Torre y Mario Vargas Llosa felicitaban públicamente  al gobierno Castrista que había puesto el punto final de la presencia yanqui  y la consiguiente expoliación que sufrían los cubanos. El hoy reconocido y criticado Nobel de Literatura que funge ser  un liberal acérrimo, dice que  a “Fidel Castro no lo absolverá la historia”. Todo lo contrario como lo señala en un artículo el periodista cubano  de Carlos  Aznárez.

“Se ha marchado el hombre que dijo al mundo que la deuda de los países pobres  era impagable por ilegítima. El que  propuso soluciones para cuidar y defender el medio ambiente, y  encarar gigantescas iniciativas en educación y salud para su pueblo y de manera solidaria hacia el resto del mundo.

“Después de Dios, Fidel”, dijo emocionado un agradecido ciudadano de Haití, al defender las misiones médicas y alfabetizadoras del  gobierno cubano  llegando allí donde nadie se atrevía. Cuando nombremos a Fidel  como líder político debemos recordar que nunca nos falló porque bajo su dirección, su pequeño país (100 000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una política de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no consiguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolución cubana y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano.

No necesariamente uno tiene que ser comunista para reflexionar sobre hombres que hacen e hicieron historia. Tenemos que aprender a reconocer sus méritos aún a costa de lo que los pregoneros del capitalismo salvaje digan  y hurguen su vida privada y no sus ideas políticas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *