Tambien pueden
escucharnos via:

NO HAY PLEITO

Por Germán Vargas Farías

No recuerdo haber visto en algún momento de nuestra historia reciente, broncas simultáneas en la mayoría de los partidos políticos con algún nivel de representación nacional. Siempre se ha sabido de tendencias y diferencias internas en cada una de estas agrupaciones, pero llama la atención que de pronto parecieran haberse puesto de acuerdo para ventilarlas pública y ácidamente.

 

Tal vez el caso más sorprendente, por la dureza de las expresiones de los principales líderes enfrentados, es el del Partido Popular Cristiano. Mientras que Lourdes Flores acusa a Raúl Castro, presidente del partido, de mostrar desprecio por la ley e incumplimiento de los deberes partidarios, y de irregularidades en las elecciones internas del PPC (lo que en términos sencillos podría llamarse fraude), Castro ha dicho que la posición de Lourdes no se ajusta a la verdad (es decir, es mentira), se niega a aceptar los resultados (o sea, es mala perdedora), además de estar desencajada y fuera de juicio.

 

No es la primera vez que estos dos conspicuos dirigentes del PPC se pelean abiertamente. En abril de 2014, Lourdes Flores también denunció acremente a Raúl Castro y otros dirigentes de manipular las actas de un congreso estatutario. “No hay pleito.Las discrepancias son importantes pero la hermandad está por encima de todo”, dijo Lourdes aquella vez.

 

En el Apra la fraternidad tiene un día, y no se celebra en noviembre. Esto ha sido evidente en la discusión entre el congresista Mauricio Mulder y Jorge del Castillo, secretario general del partido. El motivo: la vergüenza de haber tenido  que reconocer que una tercera parte de su plan de gobierno, ostentosamente llamado ‘Plan Perú Bicentenario’, ha sido plagiado de otros documentos, incluyendo el de la Gran Transformación de Ollanta Humala, antes de la segunda vuelta.

 

El referido plan fue elaborado por un grupo dirigido por Jorge del Castillo, que se ha esforzado en minimizar la patinada, siendo Mulder su más duro crítico. Este, además de culpar a del Castillo por el escándalo y demandarle que asuma su responsabilidad, ha precisado que se trata de un documento que no es oficial, mejor dicho, ni bicentenario, ni indiscutible, ni autorizado.

 

Y qué hizo Alan Garcia?, primero insinuó que el responsable del plagio iba a ser separado, luego calificó de «autogol», «descuido» y «distracción» el incidente, para finalmente anunciar su decisión de encargarse él mismo de dirigir el equipo que elaborará su plan de gobierno para las elecciones 2016. ¿Participará del Castillo en el equipo?,  no, tampoco Mulder. Son un riesgo, y García no quiere terminar auto-goleado.

 

Las contrariedades en el fujimorismo no son poca cosa, y seguramente en los próximos días darán que hablar; en el nacionalismo pelearon con Chehade, con Marisol Espinoza, y no tardarán en encontrar otro adversario entre los suyos; en Perú Posible, Daniel Mora le reprocha a Toledo su posición frente a la ley universitaria, pero tarde o temprano podría reprocharle más.

 

Las diferencias y el debate son saludables cuando se practican con respeto y lealtad, valores muchas veces ausentes en la política de nuestro país. Si se enfrentan los conflictos internos así, como lo vemos hoy, no es difícil imaginar que pasará cuando no se involucre a los suyos. Se acercan las elecciones, habrá que recordarlo.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *