A PROPÓSITO DEL DÍA DEL PERIODISTA, DE ESTE DOMINGO ÚLTIMO, 1 DE OCTUBRE… CONSIDERAMOS OPORTUNO SEPARAR EL GRANO DE LA PAJA.

César Beltrán/La Noticia en el Comentario

De acuerdo a la Ley 26937 de 1998, promulgada en el segundo gobierno del ex presidente de la República Fujimori, todo hombre y mujer puede ejercer del Derecho a la libre expresión; más aún cuando la Constitución Política (inc. 4 del artículo 2º) garantiza la plena vigencia del Derecho de libre expresión del pensamiento; es decir, el Derecho de libre expresión puede ser ejercido libremente por toda persona.

Asimismo, la propia norma establece que la colegiación para el ejercicio de la profesión del periodista no es obligatoria; salvo para aquellos periodistas con título profesional.

Sin embargo, ejercer el Derecho de libre expresión sobre hechos, acontecimientos y sucesos de interés social, político, económico y cultural, y a través de un medio de información masiva (diario, revista, radio, televisión, internet, etc.), conlleva una gran responsabilidad para con la sociedad. Responsabilidad que se traduce en el desarrollo y/o fortalecimientos de competencias, habilidades y actitudes básicas para la gestión de la información, en el marco del respeto de los Derechos Humanos universales.

Por lo expuesto, en el Día del Periodista, consideramos oportuno separar el grano de la paja.

Primero, felicitar al verdadero Periodista competente, honesto, que vive en principios y valores universales (Justicia, paz, honestidad, coherencia, responsabilidad, etc.), con Integridad y dignidad humana.

Segundo, separarlo del periodista mediocre, del periodista que forma parte de organizaciones criminales que tienen capturado las instituciones del Estado, como el gobierno regional, la municipalidad provincial y demás gobiernos locales; es decir separarlo del periodista que forma parte de las redes de corrupción; de aquellos delincuentes de saco y corbata; separarlo del periodista cómplice de la corrupción, que silencia las presuntas corrupciones que se evidencian en la gestión del gobierno regional, de la municipalidad provincial, gobiernos locales y demás instituciones y organizaciones.

Tercero, separarlo del periodista mediocre que hace de “relacionista público” con aquellas notas de prensa y publireportajes institucionales; separarlo de aquellos periodistas que laboran bajo la dirección de propietarios de medios de comunicación (prensa, radio, televisión, redes sociales, etc.) vinculados con organizaciones criminales; es decir, periodistas y propietarios de medios masivos vinculados con autoridades y/o funcionarios acusados por presuntos casos de corrupción.

Cuarto, separarlo del periodista y propietarios de medios de comunicación que extorsionan y chantajean a las autoridades, servidores públicos y ciudadanos/as; separarlo de aquellos periodistas que atacan a la prensa independiente, veraz, plural y que enfrenta a la corrupción institucionalizada en las entidades del Estado, gobierno central, regional y local.

Quinto, el verdadero periodista ejerce la profesión en el marco ético y crítico, según los valores de la honestidad, transparencia, responsabilidad, independencia, pluralidad y diversidad cultural; asimismo, en un marco de respeto de los Derechos Humanos universales y exposición crítica de la realidad local, regional, nacional e internacional.

Sexto, el verdadero periodista está tras la búsqueda de la verdad, defensa de la institucionalidad, gobernabilidad, democracia y ejercicio de ciudadanía.

Séptimo, el verdadero periodista es aquel agente de desarrollo y agente de cambio social, al servicio de la sociedad y el bienestar común.

Finalmente, en el Día del Periodista queremos hacer llegar un saludo especial al Periodista; al hombre y a la mujer de prensa. Hombres y mujeres de prensa con Integridad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *