Súper centenaria ayacuchana de 116 años es usuaria del Programa Pensión 65

767 CENTENARIOS Y SÚPER CENTENARIOS SON USUARIOS DEL PROGRAMA PENSIÓN 65

  •  Entre ellos hay 23 hombres y mujeres que superaron la barrera de los 110 años de vida.  

 Mayoría vive en la sierra y, según sus testimonios, la dieta natural es la clave de su buena salud y longevidad

En su padrón nacional de 507 mil usuarios, correspondiente a mayo – junio, el Programa Nacional de Asistencia Solidaria Pensión 65 del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – MIDIS, destaca a los 767 adultos mayores centenarios que lo integran, entre ellos 181 con cien años de edad y 23 súper centenarios, es decir, sobrepasaron los 110 años.

Las súper centenarias María Flores Rojas (Ayacucho) e Inés Villanueva García (Huánuco), de 116 y 115 años de edad, respectivamente, son parte de este grupo. Ellas superaron largamente los 74.6 años de promedio de esperanza de vida en el Perú, estimados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

De los 767 usuarios que sobrepasan los 100 años, 536 son mujeres y 231 varones, lo que además revela que existen más damas longevas.

Los varones súper centenarios con 112 años de edad, son Pedro Ccallo Ccallo, quien vive en el centro poblado de Chijichaya, distrito Ilave, provincia El Collao, región Puno, así como Cristóbal Fajardo Quiroga de Colcabamba, Aymaraes, Apurímac. Tres damas también tienen su misma edad.

Ahora bien, entre los 23 súper centenarios, hay 2 adultos mayores con 114 años, 6 con 113 años y 5 con 111 años.

La mayor cantidad de personas con más de 100 años se concentra, en primer lugar, en Ayacucho, con 105 usuarios; continúa Apurímac con 85, Cajamarca con 67, Puno con 63, Huancavelica con 55 y Cusco con 51 centenarios.

De acuerdo con los reportes de Pensión 65, durante los últimos años creció el universo de usuarios centenarios: el 2015 registró 602 usuarios; el 2016 se incrementó a 625 y en el presente año alcanzó 767.

Según testimonios de los centenarios de la sierra, la dieta andina en su alimentación es un factor determinante en su buena salud y longevidad.

Esta población adulta mayor en situación de extrema pobreza, que antes estaba desprotegida, ahora recibe una subvención económica bimestral y puede acceder a atención médica en centros de salud de diferentes provincias, gracias a las coordinaciones de Pensión 65 con el Ministerio de Salud. De igual manera, participan en las campañas de salud organizadas en los puntos de pago.

María, la mayor

Ella dice que la mancha en su pecho en forma de cruz, le ha dado el don de comunicarse con los apus (cerros divinos), y de leer el futuro de las personas en las hojas de coca, las mismas que mastica para aliviar el dolor en sus articulaciones, además de tomar infusiones de Sasawi y Conuca, yerbas que solo crecen en la puna.

La ayacuchana María Flores Rojas es la usuaria más longeva de Pensión 65. Nació en Condorpampa, caserío del anexo de Ccalani, distrito de Upahuacho, provincia de Parinacochas, donde ha vivido sus 116 años. De niña se alimentó de lo que producían las chacras de sus padres, y de lo que conseguían con el trueque de alimentos como la oca, cebada, y la carne de alpaca y llama.

María tuvo 5 hijos, de los cuales solo una vive. También tiene 7 nietos y 16 biznietos. Su nieta, quien lleva su mismo nombre, y la engríe preparándole sopa de morón con charqui, dice que su abuela contaba que en su época, en vez de ir la escuela, debían pastear y tejer, y si no obedecían, los castigaban físicamente.

Cuando todavía podía valerse por sí misma, la súper centenaria tejía mantas, frazadas y ponchos. Ahora, sentada en la puerta de su casa, recibe los rayos del sol sagrado, los mismos que iluminaban las fiestas de la “herranza” (marcado del ganado), una de las costumbres de antaño que aún recuerda con alegría.

DATOS:

Ø  El 2015 y 2016, la mayor cantidad de usuarios centenarios de Pensión 65 se centró en Apurímac, Ayacucho y Puno, y las regiones con menores casos fueron Tacna, Ucayali y Callao.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *